TITULAR

El pasado martes 18 de noviembre hubo un ataque a una sinagoga en Jerusalén. La prensa española, como la mayoría de medios internacionales, se hizo eco de la notícia. Yo la leí en El País, que informaba de manera clara y detallada de lo sucedido.

Para quienes no la hayan leído, aquí están citadas textualmente las respuestas a los tradicionales seis interrogantes periodísticos:

  • ¿Qué? Dos palestinos armados con hachas y cuchillos irrumpen en un templo en un barrio ultraortodoxo en Jerusalén y matan a cuatro rabinos. Un policía herido muere en el hospital.
  • ¿Quién? Los fallecidos: Cuatro hombres, todos ellos rabinos de 43 a 68 años. Uno de los rabinos fallecidos tenía, además de su pasaporte israelí, otro británico. Los tres restantes tenían doble nacionalidad israelí y estadounidense. Los atacantes: Ghassan y Uday Abu Jamal. Eran primos y residían en Jabal Al Mukaber, un barrio del este palestino de la ciudad (Jerusalén).
  • ¿Dónde? En Jerusalén, en la calle Har Shimon, en la sinagoga Kehilat Bnei Torah.
  • ¿Cuándo? El 18 de noviembre de 2014. Faltaban unos minutos para las siete de la mañana (las seis en la Península) y el rezo matinal se encontraba en la mitad.
  • ¿Por qué?  El jefe de la policía israelí, Yohanan Danino, cree que se trata de un “ataque de lobos solitarios”.
  • ¿Cómo?  Entró un árabe con una pistola y luego otro con un cuchillo de carnicero. Los atacantes se vieron rodeados por guardias de tráfico que escucharon los disparos y finalmente fueron abatidos por una unidad antiterrorista.

Y este es el titular de la notícia: “Netanyahu promete mano dura tras el ataque contra una sinagoga“. Yo quiero hacer otras seis preguntas al periodista que redactó este encabezado:

¿Es este el mejor resumen de lo sucedido el martes por la mañana en Jerusalén? ¿Aporta a los lectores una idea rápida y concisa de lo sucedido? ¿Es la reacción de Netanyahu una información más importante que el número de personas fallecidas? ¿Tiene sentido que la “mano dura” de Netanyahu que se lleva al titular no se mencione en ninguno de los doce párrafos de la notícia? ¿Se está poniendo el rigor periodístico por delante del enfoque personal?

Si le es tan evidente como a mí que la respuesta a todas ellas es “no”, que conteste también a esta última:

¿Cuál es su interés en destacar la dureza de las reacciones israelíes por encima de los hechos en sí mismos?

Se puede (y se debe)  hacer análisis, tener una posición política, opinar. Pero en un periódico hay muchos espacios para ello. El titular de la notícia que debe informar sobre lo que ha pasado, no es uno de ellos.

netan